11/05/18

Personas del pasado que aparecen para reclamar, personas que tienen una función y no la cumplen, se van repitiendo en mi vida y ahora todas a la vez. Sé que algo hay que solucionar, de raíz, que me reflejan algo. Personas que están pero no están. Y ha llegado un momento en que me he saturado de gente así. O estás en mi vida o no estés. No hay medias tintas. Me da igual lo que seas, quién seas, me da igual. O estás o no estás. Y tengo que marcar esa distancia. Dejar de responsabilizarlos. ¿Pero cómo hacerlo? ¿Cómo dejar de responsabilizar a gente que no cumple con su función? Familia, jefes, compañeros de trabajo… Lo que hagan me afecta directamente, y si no hacen me encuentro sola ante el frente. ¿Qué sentido tiene? ¿Debo perdonar y entender que con ese frente puedo sola? ¿Dejar de sentir que me han abandonado? Quizás sigo siendo esa niña desvalida, pero ya soy mayor, y soy yo la que debe responsabilizarse, la que decide lo que hace con lo que le sucede, que no necesita a nadie que vele por ella. Es dejar de sentir dolor porque no están, porque no se molestan en estar, porque no les importa, porque no actúan, porque no velan, porque no se comunican, porque no oyen los reclamos…. Es dejar de reclamar, pues ellos no tendrán ya nada que oír. Y podrán seguir sin hacer, pero ya no les exigiré que hagan, podrán ser libres. Antes era: eh, yo valgo; eh, estoy aquí; eh, escúchame; eh, cuídame… Ya basta. Ya basta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s